domingo, 7 de septiembre de 2008

Divulgadores Excepcionales: Carl Sagan

Dado que uno de los objetivos de "Más Allá de Somosaguas (UCM) Beyond Somosaguas" es, precisamente, la divulgación de la Ciencia, hemos pensado en realizar un pequeño homenaje a todos los que nos han precedido en esta tarea y, en muchos casos, nos han inspirado. Por ello, iniciamos aquí una nueva serie de entradas dedicadas a aquellos personajes que han mostrado un empeño y dotes especiales a la hora de transmitir al público general los conocimientos científicos de diversos campos.

Había muchos candidatos posibles para iniciar esta serie... pero, aprovechando que hace escasos días la NASA ha puesto en marcha el programa Carl Sagan de becas postdoctorales para la exploración de exoplanetas, iniciamos nuestra serie sobre los Divulgadores Excepcionales con él.

Carl E. Sagan (1934-1996)

El próximo 9 de Noviembre se cumplirán 74 años del nacimiento, en Brooklyn (New York), de este magnífico divulgador de la ciencia. Una biografía completa puede verse en la Wikipedia y en su web oficial, así que aquí sólo haremos una breve reseña sobre los aspectos más interesantes. Sobre los aspectos menos conocidos de su vida también conviene leer las reflexiones de su hijo Nick.

Graduado en Física por la Universidad de Chicago, realizó el doctorado en Astronomía y Astrofísica. Desarrolló su carrera científica y docente en las universidades de Berkeley, Harvard, Cornell y trabajó como consejero para la NASA. Entre otras cosas, él fue el promotor de la creación de un mensaje inalterable y universal, transportado por sondas espaciales, con la finalidad de que pudiese ser entendido por cualquier inteligencia estraterrestre que lo encontrase. Esta idea se plasmó en el Disco Dorado de las sondas espaciales Voyager que, lanzadas en el año 1977, ya han salido del Sistema Solar.

Entre sus principales logros científicos estuvo el cambio de paradigma acerca de las temperaturas superficiales de Venus. Cuando todavía no se conocían con seguridad las condiciones ambientales de Venus, gracias a un análisis de las señales de radio del planeta propuso que se trataba de un lugar árido y ardiente (500 ºC). Su participación como diseñador y gestor del programa Mariner le permitió confirmar de primera mano sus inferencias en 1962. También realizó estudios sobre otros elementos del Sistema Solar (Titán, Europa, Júpiter, Marte). Todos sus logros le acreditaron como fundador y primer presidente de la Planetary Society, en 1980.

Finalmente, como ya se ha visto anteriormente, uno de sus grandes intereses fue investigar las posibilidades de la existencia de vida extraterrestre, y a raiz de ello participó el programa de búsqueda de inteligencia extraterrestre SETI (Search for Extra-Terrestrial Intelligence) de la NASA. La aparente contradicción entre las altas probabilidades de existencia de civilizaciones avanzadas en la galaxia y la total ausencia de evidencias de las mismas (la paradoja de Fermi) le llevó a preocuparse de las posibles causas de la misma. Una de las explicaciones de esta paradoja es que las civilizaciones teconológicamente avanzadas podrían tener tendencia a autodestuirse. En plena Guerra Fría, bajo la amenaza de un potencial holocausto nuclear, esta posibilidad estaba muy presente en la mente de Carl Sagan. Por ello era un activo antibelicista que sintió la necesidad de que el público general comprendiese los entresijos de los avances científicos, y con ello estuviese mejor informado frente a las decisiones de sus gobernantes. Sólo de esa manera seremos capaces de continuar nuestra existencia y poder alcanzar otros hogarse desde nuestro pequeño y pálido punto azul en el espacio.

Por ello, la actividad por la que ha sido reconocido a nivel mundial, y el principal motivo por el que esta entrada se ha escrito, siempre fué su interés y actitud frente a la divulgación científica frente al público general. Fueron numerosos los libros que escribió para difundir una visión del mundo basada en el pensamiento crítico y el método científico, es decir, lo que se conoce como escepticismo científico. Entre los más famosos publicados en castellano encontramos:
Pero el más famoso de todos es, sin duda, "Cosmos" -Futura, reeditado recientemente por Planeta- (1980 en la edición anglosajona, Cosmos -versión en catalán-), que ha sido el libro de divulgación científica más vendido de la historia. En su página inicial leemos:

"El Cosmos es todo lo que es o lo que podrá ser. Nuestras más ligeras contemplaciones del cosmos nos hacen estremecer -sentimos como un cosquilleo nos llena los nervios, una voz muda, una ligera sensación como en un recuerdo lejano o como si cayéramos desde la altura. Sabemos que nos aproximamos al más grande de los misterios..."

Una buena parte de su éxito se debió a que está basado, aunque ampliando muchos puntos, en la serie de televisión homónima (Cosmos: A Personal Voyage) que ha sido vista en más 60 países por cerca de 600 millones de personas, y para algunos de nosotros supuso, a principios de los ochenta, el primer acercamiento al mundo de la Ciencia. En esta serie de trece capítulos el gran divulgador presentó los descubrimientos más avanzados de la Astronomía de su momento junto a conceptos científicos básicos, como el origen y evolución de la vida en la Tierra, todo ello intercalado con el impacto que ha tenido la historia de la civilación sobre el progresivo descubrimiento de los misterios del universo. En el último capítulo de la serie también se planteó la posibilidad de un futuro en el que la especie humana se ha exterminado a sí misma, reflexionando sobre las consecuencias de una guerra nuclear o del cambio climático global. Aquí está la introducción de la serie a cargo de nuestro protagonista:



Y otra cosa que seguró colaboró al tremendo éxito de la serie fue su magnífica banda sonora, compuesta por Vangelis, con inolvidables temas como "Alpha", "Pulstar" o "Spiral". El maravilloso tema de apertura de cada capítulo era "Heaven & Hell", que podéis escuchar aquí al completo:



Para finalizar con esta breve reseña sobre Carl Sagan, no podemos olvidar que no dejó de tocar ninguna faceta de la digulación científica, acercándose también al gran público a través de la ficción, gracias a su novela "Contact" -Plaza & Janés- (1985 en la edición anglosajona), que posteriormente ha sido tranferida al cine por Robert Zemeckis. En esta obra, el autor volvía a tocar el tema de las civilizaciones extraterrestres, ahondando en la problemática de cómo podría producirse el primer contacto humano con una de ellas.

Y como regalo final para todos aquellos que han aguantado hasta este punto... aquí están los enlaces a los 13 capítulos completos (cada uno de una hora de duración), de la versión magníficamente doblada al castellano por José María del Río, de la serie "Cosmos: un Viaje Personal":
  1. En la orilla del océano cósmico
  2. Una voz en la fuga cósmica
  3. La armonía de los mundos
  4. Cielo e infierno
  5. Blues para un planeta rojo
  6. Historias de viajeros
  7. El espinazo de la noche
  8. Viajes a través del espacio y el tiempo
  9. Las vidas de las estrellas
  10. El filo de la eternidad
  11. La persistencia de la memoria
  12. Enciclopedia galáctica
  13. ¿Quién habla en nombre de la Tierra?
Tan importante fue el legado de Carl Sagan que en la actualidad existen intentos extraoficiales de continuar su trabajo a partir de las grabaciones de su voz. Aquí podéis ver el primer capítulo de una posible serie no autorizada basada en su libro "Pale Blue Dot: A Vision of the Human Future in Space":
  1. Wanderers
Continuará... ????

4 comentarios:

Pimen dijo...

Uno de los mejores divulgadores, la serie documental de cosmos es realmente impresionante. Creo que ha sido todo un acierto el que se comenzase con el esta "miniserie" sobre los grandes divulgadores cientificos (¿de la historia?)

Manuel Hdez Fdez dijo...

Gracias Pimen por mostrar tu acuerdo en la elección...

Y gracias por comentar... A veces me siento en un vacío cósmico donde nadie lee lo que escribo... jaja

Lobo Gris dijo...

Se lee, se lee... y se llega hasta el final; donde los enlaces a Cosmos son realmente una guinda excelente (e inesperada) para el post.

Carlos dijo...

Se comenta lo que se puede ya que desde finales de julio me encuentro sin internet y se me hace dificil conectarme.
Espero que tengamos una nueva entrega de "Los grandes divulgadores cientificos de la historia"
Pimen