viernes, 14 de febrero de 2014

Presentando un nuevo blog en la paleoblogosfera

Con el comienzo del semestre ha nacido un nuevo blog centrado en cuestiones paleontológicas. En este caso se trata de un edublog asociado a uno de los grupos de la asignatura de "Paleontología General" del Grado de Geología de la Universidad Complutense de Madrid. Su nombre: "Paleontología y Evolución en la UCM".

En su presentación queda patente que abordará los más nuevos descubrimientos paleontológicos publicados en revistas científicas de todo el mundo, siguiendo las premisas del "research blogging". Y los encargados de traerlas a la primera plana de la web 2.0 serán los propios alumnos de la asignatura, los cuales serán evaluados en función de lo bien que logren asumir esa tarea.

Así que habrá que mantenerse atentos al desarrollo de la que esperamos sea una nueva estrella rutilante de la paleoblogosfera en castellano.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Somosaguas en el Café Scientifique de Madrid

Con motivo de la próxima reunión del grupo de Café Scientifique de Madrid tendrá lugar la charla ”Fósiles y clima: los sedimentos de Madrid y el inicio de la glaciación cuaternaria” el miércoles 11 de diciembre a las 20:00h en en el Café Moderno (pza. Comendadoras 1).



El Café Scientifique es una iniciativa que pretende llevar el debate científico fuera del ambito académico. Tal como describen en su página web, "es un lugar donde, por el precio de una taza de café o un vaso de vino,  cualquier persona puede venir a explorar las últimas ideas en ciencia y tecnología". Por esta razón, los encuentros se celebran en bares, cafés, restaurantes o incluso en teatros, siempre que se cumpla la condición de estar fuera del ámbito académico tradicional.

Como el público asistente no tienen porqué ser especialistas en geología o paleontología, el objetivo de la próxima charla será hacer un acercamiento a estas disciplinas usando como telón de fondo la historia climática y geológica de la Tierra desde la crisis climática del Mioceno medio. Dado que los yacimiento de Somosaguas son excelentes representantes de este evento global, servirán como punto de inicio del relato climático de enfriamiento progresivo que acaba en nuestra actual galciación cuaternaria.

Os dejo aquí el link con el anuncio del grupo de Café Scientifique de Madrid

Nos vemos café en mano 


miércoles, 13 de febrero de 2013

Debates y controversias en torno al asteroide que puso fin a la Era de los dinosaurios


Hola a todos,

Os informo de una conferencia que el próximo Jueves, 21 de Febrero dará Jose Antonio Arz de la Universidad de Zaragoza (ver perfil). Jose Antonio es un reciente colaborador del Proyecto de Nieves, ahora dirigido por Margarita Díaz Molina: "Estudio de episodios críticos del registro geológico mediante multi-indicadores de procesos geobiológicos" con el que estamos trabajando en el Pirineo. Es un micropaleontólogo, especialista en el límite K/Pg que nos viene a contar sus experiencias en el registro de esta edad del Golfo de México...Aquí os dejo un resumen que ha preparado sobre la conferencia:

"Pocos niveles estratigráficos del Fanerozoico concentran tantos tipos de anomalías geoquímicas, isotópicas y mineralógicas globales como el que da fin a la Era Mesozoica. En esta conferencia se abordarán las particularidades del registro sedimentario a través del límite Cretácico/Paleógeno. Un punto clave será el análisis micropaleontológico y sedimentológico de determinadas Unidades impactoclásticas, que en el Golfo de México y El Caribe separan persistentemente las rocas marinas cretácicas de las paleógenas. Su análisis e interpretación por parte de geólogos de todo el mundo ha suscitado en los últimos 20 años importantes debates en torno a cuestiones como:  ¿qué procesos controlaron su depósito?, ¿existieron uno o varios impactos de grandes asteroides en el tránsito K-Pg? o, ¿hay una relación causa y efecto entre el impacto de Chicxulub y el evento de extinción que acabó con los dinosaurios no avianos?"


Esperando sea de vuestro interes...
Saludos
Davinia

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Paleontología de Madrid en la UCM


Mañana jueves 15 de Noviembre termina el ciclo de conferencias que ha presentado la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid con motivo de la Semana de la Ciencia, dedicando la tarde a la paleontología madrileña:
  • 17.00.- “Los yacimientos de Somosaguas: una ventana a la crisis climática del Mioceno medio” por Dr. Manuel Hernández Fernández (Universidad Complutense de Madrid)
  • 18.30.‐ “El registro paleontológico de Madrid” por Dr. Jorge Morales Romero (Consejo Superior de Investigaciones Científicas)
Los dos conferenciantes daremos un dedicado repaso a los fósiles de mamíferos del Mioceno de Madrid y a todas las investigaciones que se llevan a cabo en torno a ellos. No dudéis en acudir al Salón de Grados de la Facultad de Ciencias Geológicas a disfrutar de estas dos ponencias.

lunes, 30 de enero de 2012

Una especie de Anchitherium del Vallès-Penedès dedicada a Nieves López Martínez

Efectivamente, hace unos días nos enteramos a través de la página de Facebook del Institut Català de Paleontologia que algunos de sus científicos han publicado recientemente la descripción de una nueva especie de caballo mioceno bajo el nombre de Anchitherium nievei, dedicándosela a nuestra querida Nieves:

Rotgers, C., Alba, D.M., Robles, J.M., Casanovas-Vilar, I., Galindo, J., Bertó, J.V. & Moyà-Solà, S. (2011). A new species of Anchitherium (Equidae: Anchitheriinae) from the Middle Miocene of Abocador de Can Mata (Vallès-Penedès Basin, NE Iberian Peninsula). Comptes Rendus Palevol 10: 567-576.

Aunque la información completa está en la página web del ICP, aquí podemos contar brevemente que este nuevo caballo encontrado en el yacimiento de Abocador de Can Mata (Barcelona) parece ser una especie más similar al Anchitherium aurelianense típico de Europa Central que a cualquiera de las diversas especies de Anchitherium que podían encontrarse en el centro de la Península Ibérica. Esto se debería a que las características ecológicas de la zona costera catalana eran mucho más cercanas a las del resto de Europa, con mayor humedad, que a las del centro peninsular, donde dominaban los espacios semiáridos.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Geología y arte: las ondulaciones del Taj Mahal

¡Buenas a todos! Seguro que os lleváis una sorpresa porque hace siglos que no escribo aquí y seguramente Manuel se lleve una alegría porque parece que sólo está él escribiendo en el blog. Pero es que los días de vacaciones me han hecho recordar aquella entrada que publiqué hace años sobre la geología en el cómic de "Watchmen" y he decidido retomar ese hilo de entradas relacionadas con la geología y la paleontología en el mundo del arte.

Hoy toca hablar de música. Existen algunas referencias geológicas en el mundo de la música, desde grupos de heavy como Acasta Gneiss, el nombre que se le da a la roca más antigua conocida formada en la Tierra; hasta grupos españoles que dedican sus canciones al tema, como es el caso de Siniestro Total y su tema "Pueblos del mundo ¡extinguíos!", con su famoso inicio: "ya no hay trilobites en el mar". Pero si hay un tema que hace furor y del que algunos miembros del EIIGPBS llevamos hablando durante semanas es el de un famoso grupo español: Los Gandules.

Los Gandules son un grupo de música aragonés los cuales, en sus hasta la fecha seis discos, se dedican a versionar populares canciones y darles un tono más cómico. De todas ellas cabe destacar la que es, para mí, su mayor obra maestra: "Batman Robin". Pero en su último disco, "Fondo de armario stars", del 2010, aparece una canción con el curioso título de "Anda y que te ondulen con el Taj Mahal". Lógicamente, una persona normal no escucharía esa canción esperando encontrar contenido geológico (matizo, ninguna persona normal escucharía Los Gandules), pero cuando uno se dispone a oírla, se encuentra con esto:


En esta canción no sólo llama la atención que hablen del mármol (y del alabastro), ya que estos tipos pueden hablar de cualquier cosa en sus canciones (hay una dedicada al Poliexpán, que por cierto es maravillosa), sino que comenten que es una roca metamórfica. Pero no solo eso, sino que llegan a decir que es carbonato cálcico sometido a presión, demostrando un nivel mucho más alto de lo que uno se esperaba. Sin embargo, habría que matizar esto, pues no sólo el CaCO3 sometido a presión se convierte en una roca metamórfica, ya que esto sólo es posible si supera las condiciones de P y T diagenéticas. De no ser así, sería una caliza y ya no sería una roca metamórfica, como dice la canción, sino una roca sedimentaria. De todas formas, no se le puede pedir a Los Gandules que concreten más en el contenido científico de sus canciones, más que nada porque "carbonato cálcico sometido a una temperatura por encima de los 250ºC y una presión superior a los 2 Kbar aproximadamente" sería muy difícil de encajar en la letra de la canción, así que se les perdona.

Como veis, el mundo de la música juega mucho con la geología y la paleontología, aunque en este caso sea como broma. No obstante, no deja de ser simpático y genera temas de conversación y, lo que es más importante, temas para hablar en este blog. Si este regreso recibe una buena acogida, el próximo tema tendré que dividirlo en tres entradas distintas. Os advierto que es muy interesante. ¡Que paséis felices fiestas!

jueves, 15 de diciembre de 2011

Vivir es conversar

Nuestro compañero Gabriel Castilla va camino de convertirse en un colaborador habitual de "Más Allá de Somosaguas". Traemos aquí unas reflexiones suyas en relación con nuestra querida Nieves López Martínez, de cuyo fallecimiento se cumple hoy un año:

De las muchas cosas que aprendimos con Nieves para mí la más importante fue que la ciencia es una actividad orientada hacia el conocimiento y la libertad. Un acto de rebeldía compartida y solidaria, una acción cultural que nos permite saborear la vida, estimular la mente, emprender aventuras y explorar caminos intelectuales que nos alejen del pesimismo trágico que acecha a los espíritus abatidos. Quizá sea por esto que un año después de su marcha no puedo recordarla de otra forma que no sea escuchando, trabajando, emprendiendo o conversando.
Muere lentamente quien no cambia de ideas, ni cambia de discurso, quien evita las propias contradicciones…
A lo largo de este año he sorprendido a mi subconsciente traicionándome en más de una ocasión. Después de leer un buen libro, un artículo, durante un viaje o tras un largo debate de sobremesa con amigos comunes, no he podido remediar el pensar “esto tengo que comentarlo con Nieves”. Y entonces he recordado aquella frase de Goethe que tanto la gustaba: Somos diálogo. Nunca la pregunté por qué compartía este pensamiento, aunque deduzco que era porque el acto de conversar implicaba muchas cosas importantes para ella: intercambio de ideas, experiencias, el lenguaje y los idiomas (que tanto la fascinaban), la comunicación posible más allá de las diferencias culturales, los viajes, la esencia del ser humano…
… quien se transforma en esclavo del hábito, no da algo a quien no conoce, quien evita una pasión…

Cuenta Jorge Wagensberg en su libro "El gozo intelectual" (Tusquets, 2007) que la conversación es algo así como el centro de gravedad de la adquisición de nuevo conocimiento, y sirve para enfrentar una realidad (la nuestra, siempre subjetiva) con sus posibles comprensiones, y para decidir entre las distintas alternativas que la realidad nos ofrece. A su entender existen tres grandes clases de conversación: conversaciones con la realidad, conversaciones con uno mismo y conversaciones con el prójimo.
... quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos…

Conversar con la realidad es sinónimo de ver, mirar, observar el mundo. El acto de conocer se inicia con estímulos sensoriales dirigidos por la curiosidad, y la curiosidad de Nieves era, como todos sabemos, infinita. Con ella aprendimos a plantear la pregunta certera, siempre incómoda (por ser original e ir contracorriente), a la que uno llega tras observar la naturaleza o el fruto de los propios pensamientos.

… quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en si mismo, quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar…
Conversar con uno mismo es a lo que comúnmente llamamos pensar. En los últimos años quiso compartir (sin duda buscaba provocar un diálogo) sus pensamientos a través de varios blogs, donde volcaba sus reflexiones sobre nuestro lugar en la naturaleza y la evolución ("Humanos y Animales"), y las experiencias docentes acumuladas tras 32 años dedicados a la enseñanza ("Docencia en Paleontología de Vertebrados"). Tras releer sus reflexiones he llegado a la conclusión de que estos blogs son una valiosa herencia intelectual al alcance de quienes no la conocieron y que, de alguna forma, se deberían preservar.
… quien pasa los días quejándose de su mala suerte, desistiendo de un proyecto antes de empezarlo, el que no pregunta acerca de un asunto que desconoce o no responde cuando le indagan sobre algo que sabe…

Conversar con el prójimo es hacerlo con colegas, discípulos, alumnos y amigos, pero también con perfectos desconocidos que en poco tiempo pueden dejar de serlo. Conversar era, en esencia, su pedagogía. Hace unos días lamentaba yo el hecho de que tarde o temprano mi memoria se vería traicionada por el paso del tiempo, pues si bien una fotografía es un instante de tiempo atrapado en una imagen quizá por mucho tiempo, la información que transmite es siempre limitada, pues no puede, por ejemplo, transmitir los matices de un rostro o algo tan importante en una conversación como es el timbre de la voz.
… estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que simplemente respirar*.
Hace un par de semanas recordé que en marzo de 2005 Nieves intervino junto con Francisco Anguita en el programa "Redes", de Eduard Punset (emisión 349, "Contra la Biblia"), y me lancé a buscarlo en el mundo virtual, en el mismo mundo donde residen hoy sus reflexiones, su imagen y buena parte de su pensamiento científico. Escuchar otra vez su voz después de un año despertó en mi una marea de recuerdos vivos, pero no de nostalgia o tristeza, pues recordé que vivir en el pasado es, como afirma la poetisa brasileña Martha Medeiros* (2000), una muerte lenta, una actitud ante la vida y la ciencia que ella nunca nos transmitió y que no querría que adoptáramos.

Sigamos pues conversando. No dejemos de conversar.

Gabriel Castilla

Y como remate, aquí está el video al que hace referencia. Aunque los programas de Punset son siempre muy interesantes, quizás en este contexto la parte que más nos interesará es la que se desarrolla en la segunda mitad del programa, a partir del minuto 30 aproximadamente, con la entrevista conjunta a Nieves López Martínez y Francisco Anguita Virella.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Darwin, a través de sus libros, en la UCM

Si hace unas semanas os invitábamos a venir a la Facultad de Ciencias Geológicas de la UCM para visitar la nueva y flamante exposición del Departamento de Paleontología, hoy os comunicamos una nueva excusa para visitarla.

Esta vez se trata de una exposición sobre Darwin y su obra que fue inaugurada la semana pasada
en la Biblioteca de la mencionada facultad y estará ubicada allí hasta el 23 de enero de 2012.

Siguiendo un recorrido a lo largo de su obra, y basándose en una multitud de volúmenes que harían las delicias de cualquier bibliófilo que se precie, aprovecha para ilustrar algunos de los descubrimientos realizados por el insigne naturalista.

Como adelanto, podeís visitar la página web de la exposición. Pero no dudéis en pasaros un rato por ella para ver en persona los magníficos ejemplares que se exponen en ella.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Recordando a Lynn Margulis

La pasada semana falleció una de las biólogas más reconocidas en el mundo entero, Lynn Margulis. Sin duda se trata de una mala noticia para todos aquellos que valoramos enormemente su contribución al avance de nuestros conocimientos sobre las primeras fases de la vida pluricelular y, en general, sobre el papel de los organismos en los ciclos biogeoquímicos terrestres.

Además resulta que se trataba de una persona sumamente agradable lo cual hace que no resulte extraño en absoluto que en los últimos días se haya generado un auténtico aluvión de testimonios en su memoria. Uno de estos testimonios me llegó este fin de semana a través del e-mail y he pensado que podría ser interesante compartirlo con todos para que conozcamos un poco mejor cómo fue esta mujer...

Queridos amigos,

Hace unas pocas horas me he enterado de que el pasado 22 de noviembre falleció Lynn Margulis (esta es su entrada en la wikipedia). Durante años he sido un gran admirador suyo, y la noticia de su pérdida no me deja dormir.


Tuve la suerte de conocerla en octubre de 1998 cuando siendo estudiante de 4º de Geológicas me concedieron una beca para asistir a un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Valencia. Aquel encuentro fue un homenaje a Joan Oró, quien asistió y participó junto a Stanley Miller, Antonio Lazcano y Ricardo Amils. Ya han pasado trece años de aquello, pero aún hoy recuerdo sus maravillosas conferencias.

Una mañana entró en el aula una mujer no muy alta, sonriente, de unos cincuenta y tantos años, de aspecto sencillo, y a su paso algunos estudiantes cuchicheaban: “Es ella…” Se sentó a mi lado. Yo llevaba en la mochila su libro Microcosmos con la esperanza de que mi timidez natural no me impidiera pedir un autógrafo. Imaginaba yo que la ex de Carl Sagan, la “madre” de la Hipótesis Gaia, los Cinco Reinos y la teoría de la simbiogénesis, debía ser una especie de diva de la ciencia, pero aquella mujer no parecía tener el glamour que se le presupone a alguien que bien podría ser candidato al Premio Nobel.

Su conferencia fue realmente buena, sin duda sabía cómo meterse al auditorio en el bolsillo. Cuando la sala comenzó a vaciarse y ella recogía sus cosas me aproximé con el libro en la mano.

Ella tomó la iniciativa.

-¿Cómo te llamas?
-Gabriel.
Sacó una especie de pluma negra que parecía tener en mucha estima y escribió: “Para Gabriel con amor a la vida”. Era el 26 de Octubre de 1998.
-¿Y qué estudias?

- Geología, respondí.


Mi respuesta pareció entusiasmarla, y sin saber muy bien cómo ni por qué empezamos a charlar sobre ciclos geoquímicos, tectónica de placas, planetas y satélites, vida en el espacio, y cuando me quise dar cuenta nuestros cerebros habían conectado. Sentí una especie de resonancia intelectual como nunca antes había experimentado. Escuchaba, replicaba, meditaba, respondía, y al cabo de un rato me dijo: “sabes, es muy interesante, creo que deberías hacer una tesis sobre eso y…” En ese momento se dio cuenta de que pasaba por allí el director del curso, Juli Peretó, y le dijo: “quiero invitar a comer a este chico y a sus amigos, ¿dónde podemos ir?”


Recuerdo que tenía especial interés por conocer de primera mano cómo era el ambiente de la Facultad, nuestra impresión sobre las clases, qué materias dábamos, cómo eran los profesores y cuáles eran nuestros planes de futuro. Nos escuchaba con atención y respondía hablando lentamente en un castellano bastante bueno. Nos contó algunas anécdotas y nos regaló algún consejo. Hablamos sobre las horas que dedicábamos a trastear por la biblioteca, lo importante que es entrar en contacto con gente de otras disciplinas, de compartir y cooperar, de las 16 horas diarias que ella le había dedicado al estudio durante largos periodos de su vida, de su huerto, de sus nietos, de lo difícil que es hacerse hueco en la ciencia actual, de que uno debe defender sus ideas, de lo mal que se pasa a veces. Nos trató como adultos inteligentes, escuchó y valoró nuestras opiniones como sólo un profesor había hecho hasta entonces. Que alguien como ella nos tratara así nos hizo creer en nosotros, y reforzaba la idea de que ese profesor, Paco Anguita, quizá no estuviera equivocado al creer en nosotros más que nosotros mismos. Otro mundo es posible, y Lynn Margulis era la prueba.

Al regresar al aula descubrimos que el resto de conferenciantes celebraba con una pequeña tarta y algo de champán el cumpleaños de Joan Oró. Nos ofrecieron participar (quizá porque vieron que regresábamos con ella), y hasta nos hicimos una foto todos juntos. Allí estábamos, cuatro jóvenes estudiantes brindando con algunos de los tipos famosos que aparecen en los manuales universitarios que estudiamos. Ricardo Amils se entretuvo hablando con nosotros. Aún no nos habían presentado.



Las experiencias vividas aquella semana cambiaron algo en mi interior. Me relajé y gané confianza en mí mismo. Empecé a pensar que buscar vida inteligente en la facultad carecía de sentido, así que dejé de intentar aprender algo durante las clases y me limité a desarrollar estrategias para aprobar las asignaturas, y fue entonces cuando mi expediente académico comenzó a remontar. Empecé a pasar más horas en la biblioteca investigando por mi cuenta temas que simplemente me llamaban la atención, asistí a más cursos y conferencias, releí a James Lovelock, descubrí a Peter Westbroek (el padre de la Geobiología), continué leyendo a Margulis y todo lo relacionado con el origen de la vida. También fue entonces cuando empecé a escribir con regularidad. Poco después descubrí que realmente lo que yo quería era ser profesor. También mi actitud hacia los demás había cambiado.

El 1 de octubre de 2002 asistí a una conferencia que el paleontólogo J.W. Schopf daba en el Cosmocaixa de Alcobendas. Llevaba en la mochila su libro “La cuna de la vida” con la intención de pedir que me lo firmara. Me senté en las primeras filas; no había mucha gente. Dejando un sitio libre a mi izquierda se sentó una mujer a la que no presté atención; los dos estábamos ojeando un libro. Al poco escuché que un hombre decía tras de mí: “¿Es que ya os conocéis?” Al girarme vi que el recién llegado era Ricardo Amils y la extraña de mi izquierda saludaba cariñosamente con un alegre: “¡Hola Ricardo!”, y se dieron dos besos como sólo saben darlo los viejos amigos. A los pocos segundos nos presentó: “Este chico es Gabriel, un geólogo del Grupo de Paco… ella es Nieves López, profesora de paleo”.

Tengo dudas de que la nueva generación de profesores (sea cual sea el nivel educativo en el que trabajamos) algún día logremos estar a la altura de nuestros maestros. En una ocasión le hablé a una amiga de mi temor a que nada crezca a la sombra de un gran árbol… Me respondió que eso no es cierto y que en cualquier caso habría que intentarlo. Y tiene toda la razón. Sería una pena que después de todo nosotros no tuviéramos el valor suficiente para recoger su antorcha. Pero, ¿cómo se hace eso? ¿Es normal tener miedo? ¿Realmente estamos preparados? ¿Por dónde hay que empezar? Llevo casi un año reflexionando sobre este tema y al conocer la noticia de la muerte de Lynn Margulis he llegado a la conclusión de que me arrepiento de no haberles dado las gracias lo suficiente a algunas personas por todo lo que me han enseñado y las oportunidades que me brindaron.

Quizá no sea demasiado tarde:

Gracias Paco. Gracias Ricardo. Gracias Nieves. Gracias Lynn.

Gabriel Castilla