viernes, 12 de junio de 2009

Los encuentros sorprendentes conducen a pérdidas aún más sorprendentes...

En "Mundo Neandertal" leemos con estupor algo que nunca se nos pudo pasar por la imaginación, los fósiles correspondientes a Orrorin tugenensis llevan casi un mes perdidos.

Para los que no estén familiarizados con esta especie, podemos decir que fue descubierta en el año 2000 en Kenya, y que con cerca de 6 millones de años constituyó en ese momento el antepasado directo de nuestro linaje más antiguo del que se tenía conocimiento. Además es el primero del que se tienen evidencias directas de su capacidad de andar erguido.

Pues bien, según el "Daily Nation" de Nairobi, parece ser que la falta de financiación ha tenido como resultado que el pequeño museo local donde estaban guardados estos restos cerrara sus puertas. A continuación el director del mismo llevó los restos a una caja de seguridad de un banco. Lo siguiente que se ha sabido de los fósiles es que parece ser que se están alquilando de manera fraudulenta, por supuesto.

Ya veremos cual será el desenlace de esta historia. Pero lo que está claro es que el futuro de los museos locales está en entredicho si no hay un compromiso real de financiación y mantenimeinto por parte de las administraciones públicas. No es de recibo que fósiles que constituyen un patrimonio de toda una nación, por no decir que de la humanidad, puedan perderse en un simple abrir y cerrar de ojos.